Saltar al contenido

La verdadera procedencia del símbolo del pez en el cristianismo

El cristianismo es una de las creencias religiosas más antiguas de la historia; la creencia en Dios como ser supremo se remonta a milenios atrás, pero el cristianismo fue fundado por Cristo en su nacimiento en el año 0. Desde entonces, sus enseñanzas y filosofías han prevalecido con fuerza hasta los tiempos modernos.

Una de las simbologías del cristianismo es el pez, siendo este uno de los más antiguos; se cree que el uso de este símbolo con sentido representativo, se debe a la multiplicación de los 5 panes y los 2 peces, documentado en el nuevo testamento de la Biblia.

El símbolo griego del pez: Ichthys

El símbolo del pez proviene de la misma palabra ichthys, que en griego significa pez, pero en realidad, la palabra en griego es acrónimo de Iesous Christos theou Yios, que en español significa Jesús Cristo, Hijo de Dios Salvador.

Este es un título más apropiado a lo que Jesús representa para el cristianismo y explica el simbolismo de un logo que ha sido parte de la cultura cristiana por siglos, siendo estandarte de la iglesia cristiana primitiva.

En la actualidad, existen muchos otros símbolos como la cruz, en recuerdo de Jesús como Sacrificio por los pecados de la humanidad, pero símbolos como estos son más parcializados, y asociados al catolicismo.

El símbolo formado por 2 semicírculos

La proveniencia del símbolo no solo se debe al acrónimo, sino también al símbolo que los antiguos cristianos dibujaban y usaban en secreto, un aspecto importante para una época en la que los cristianos fueron perseguidos por la ley.

Los registros históricos describen el uso de este símbolo entre cristianos para identificar sus intenciones sin que la sociedad lo notara. Por ejemplo, si dos personas se veían, sin saber la postura religiosa del otro, el cristiano dibujaba, con aparente aleatoriedad, un semicírculo en la arena.

Si la otra persona era cristiana, entendería la situación y completaría el semicírculo, formando el pez, que es el símbolo en cuestión. Lo mismo ocurría con los saludos; una persona cristiana tomaba la mano de otra persona y dibujaba en su mano un semicírculo.

Si la otra persona era fervientemente cristiana, entendería y dibujaría el otro semicírculo para completar el símbolo del pez; si se trataba de una persona que no era cristiana, el gesto pasaría a hacer una especie de cosquilla accidental, permitiéndole a los cristianos mantenerse a salvo de los persecutores y de la sociedad que no aprobaba sus creencias, hasta que fue declarada la libertad de culto por Constantino I en el año 313.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies