Saltar al contenido

La devoción del Santo Cristo de La Grita

Venezuela es un país con una importante tradición religiosa católica. En la mayoría de sus estados, los fieles manifiestan su fervor y dedicación a las tres divinas personas de la Santísima Trinidad, así como a la Santísima Virgen en sus diferentes advocaciones.

Particularmente en el estado Táchira, fronterizo con Colombia, se distingue en el mes de agosto la adoración y fiesta del Santo Cristo de La Grita, conocido también como el Cristo del rostro sereno, pues es lo que irradia la fisonomía de Jesús crucificado que, según la tradición, fue tallada por un ángel.

Historia del Santo Cristo de La Grita

La devoción del Santo Cristo de La Grita se remonta a más de 400 años, específicamente al 1610, en la población de La Grita, hoy capital del municipio Jáuregui. Esta  ciudad fue devastada por un terremoto que obligó a sus habitantes a desplazarse hacia un lugar cercano llamado Tadea.

Entre quienes se desplazaban se encontraba un sacerdote llamado Fray Francisco, quien era escultor. En medio de la angustia ocasionada por el desastre natural, oró e imploró la ayuda del Todopoderoso, para levantar de nuevo la ciudad, ofreciendo tallar una imagen de Jesús crucificado y rendirle el debido culto.

En atención a su fe y a la promesa formulada, Fray Francisco trazó la  figura del Salvador en un tronco de cedro y comenzó a tallarla. Avanzó en su obra, más, cuando trabajaba en el rostro de Cristo, no lograba esculpir los rasgos característicos del crucificado.

Después de varios días sin lograr su objetivo, estaba muy triste por no poder terminar la obra que había prometido. Al terminar la jornada diaria se retiró a orar. Cayó en un profundo éxtasis y cuando volvió en sí, escuchó ruidos de las herramientas en el taller donde estaba la talla. Se acercó a mirar y observó una figura humana bañada de luz que lo encandiló.

Cuando amaneció, volvió al taller y encontró la imagen de Cristo terminada. Esa  imagen, de rostro sereno es la misma que se venera hoy en la Basílica del Espíritu Santo, en la ciudad de La Grita.

El Santo Cristo es el patrono del estado Táchira y de los estados andinos. Cada año miles de peregrinos  se trasladan hasta La Grita para agradecer cientos y cientos de milagros, y para pedir también sus favores. Muchos caminan durante varios días desde  San Cristóbal, capital del estado, e incluso de otras ciudades. La procesión y misa solemne es uno de los actos más significativos y representativos de la fe de los venezolanos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies