Saltar al contenido

La advocación de la Virgen del Carmen

Para los católicos la madre de Jesucristo, la Santísima Virgen,  es también nuestra madre, la que dio a luz al Salvador y fue coronada como Reina Universal de todo lo creado. María es la madre celestial que intercede ante su hijo Jesucristo por todos los pobladores del mundo.

La Santísima Virgen es una sola, sin embargo, a lo largo de la historia y dependiendo de lugar donde se le venera  se reconocen varias advocaciones de su persona. Es así como se le nombra como Nuestra Señora de Fátima, Guadalupe, María Auxiliadora, la Virgen del Rocío, entre muchos otros nombres. En este artículo conoceremos un poco sobre la advocación de la Virgen del Carmen.

La advocación de nuestra Señora del Carmen es una de las más antiguas con las que se venera a la madre de Dios. De hecho algunos escritos indican que es la primera devoción que existió en el mundo a la Santísima Virgen. Documentos refrendados por algunos Papas señalan que desde la época del Antiguo Testamento los profetas y religiosos que vivían en el Monte Carmelo esperaban al Mesías y ya honraban a su madre.

La devoción a la Madre de Dios

La montaña conocida como Monte Carmelo se encuentra en Palestina, cerca del puerto de  Casarea. Desde el tiempo de los fenicios ha sido considerada como un lugar santo.  Se dice que  allí vivió el profeta Elías y por ende es el lugar donde ocurrieron muchos de los episodios que narra el libro de los Reyes.

La característica física del esta montaña es que posee muchas cuevas. Se dice que los discípulos de Elías vivían en estas cuevas, dedicados a la oración. Después de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, muchos peregrinos pasaban por el Monte Carmelo en dirección a Jerusalén. De regreso, muchos se motivaron a seguir la vida contemplativa de los habitantes de Monte Carmelo y ocurrió que los discípulos de Elías abrazaron la fe de Jesucristo.

Entre los peregrinos que se incorporaron a la vida contemplativa en el Monte Carmelo, un hombre trajo consigo una imagen de la Santísima Virgen con el Niño Jesús en los brazos y la colocó sobre una roca. Comenzó a invitar a los pobladores de las cuevas a orar cada día al final de la tarde alrededor de la imagen de la Virgen. Así comenzó la devoción que los llevó a levantar una capilla, que fue la primera en el mundo dedicada a la madre del Redentor.

La imagen de la Virgen del Carmen la presenta vestida de marrón, con un velo color blanco y una corona dorada. En su brazo izquierdo sostiene al Niño Jesús, quien tiene sus brazos abiertos. Tanto la Virgen como el Niño tienen en sus manos un escapulario. La devoción de Nuestra Señora de Monte Carmelo o Virgen del Carmen, promueve la fe y esperanza en la protección de la madre de Dios durante la vida, en la muerte y después de ella, pues es por su intercesión logró salir del purgatorio y alcanzar el descanso eterno en el reino del cielo.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies