Saltar al contenido

El escapulario de la Virgen del Carmen

El escapulario de la Virgen del Carmen es uno de los símbolos más conocidos de la fe católica. Su significado es muy especial puesto que fue entregado por la Madre de Dios al carmelita Simón Stock, el 16 de julio de 1251. Siga leyendo para conocer los detalles de esta devoción.

La historia de este emblemático símbolo religioso

Cerca del año 1238  en la zona de Palestina se desataron guerras y persecuciones contra los cristianos. Los sarracenos (así se llamaba a los musulmanes de Europa y África) expulsaron a los religiosos que hacían vida en el Monte Carmelo, quienes  huyeron a varios lugares de Europa, donde poco a poco fueron propagando la fe.

Ocurrió entonces que en una comunidad de Carmelitas instalada en Inglaterra se incorporó un joven llamado Simón, quien desde la adolescencia se había dedicado a la oración y a la penitencia, comía solo hierbas y raíces y tenía por casa o techo, la  cavidad de un viejo tronco. Por la particularidad de su morada le pusieron el sobrenombre de Stock, que significa tronco de árbol.

La similitud del modo de vida de Simón con la de los Carmelitas, su nobleza de corazón y el amor que profesaba a la Santísima Virgen, hizo que sus hermanos lo nombraran superior de la Orden. Las noticias de la persecución a los Carmelitas en otros lugares eran motivo de angustia y tristeza para Simón y sus hermanos. En medio de las tribulaciones, Simón imploraba a la Virgen  auxilio y protección diciendo “Oh Virgen María, toma nuestra defensa y muestra que eres nuestra madre”.

Las súplicas tuvieron respuesta de la Reina del Cielo quien se apareció a Simón y le entregó el escapulario diciéndole: “Recibe hijo mío este Escapulario de tu Orden, como signo distintivo de mi Cofradía y sello del privilegio que he obtenido para ti y para todos los hijos del Carmelo. El que muera con él no padecerá el fuego eterno. Esta señal de salvación, salvaguarda en los peligros y prenda de paz y de alianza eterna”.

En atención a  las indicaciones de la Virgen, Simón Stock envío cartas con los detalles de la aparición a todas las casas de la Orden Carmelita y milagrosamente cesaron las persecuciones. Los religiosos encontraron la paz y las congregaciones de los Carmelitas se propagaron en todo el mundo, llegando a contarse más de ciento ochenta mil religiosos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies